lunes, 7 de marzo de 2011

THIRST

Desde fines del siglo XIX hasta la actualidad, el cine asiático ha brindado elementos invaluables a la humanidad. Un cine ligado íntimamente a su idiosincrasia irreverente y provocativa para demás culturas de un conservadorismo moral irritante. Mitos, leyendas y creencias religiosas siempre enlazados vigorosamente al arte. Es así que en el cine encuentra un puente a la resto de la humanidad. Se inicia con películas relacionadas al periodo edo (drama de época y cine de acción con samuráis). El cine de terror psicológico, las Kai Ju (películas protagonizadas por monstruos); y el cine pornográfico  más estético que le occidental, tanto en su compromiso social como en su pretensiones cinematográficas. Gran parte del siglo XX, el cine asiático esta más relacionado a los acontecimientos políticos, la comedia negra y la sátira del cine chino. Desde Shozo Makino, pasando por Cheng Bugao (películas de ideología comunista en la cual hubo una gran producción de cine); el formidable Akira Kurosawa quien termina por popularizar en definitiva al cine asiático, principalmente en Holywood; Hiroshi Inagaki enter otros. Luego el cine de animé de Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro); y el animé con concepto de arte moderno de Mamoru Oshi (Ghost in the shell). Es así que en las últimas dos décadas, el cine asiático a aumentado su protagonismo y popularidad en el mundo. Esto se debe a un mirar con admiración por parte del cine occidental. Películas muy promocionadas en USA, remakes en USA  y Europa y sobre todo un agotamiento de ideas en el cine occidental que llevó a explora, venerar  y sacar el mayor provecho del cine Asiático. Es así que encontramos grandes directores de cine contemporáneo. Entre ellos los surcoreanos Park Cahn Wook y Kim Ki-duk. Este último considerado un poeta de lo visual que no tuvo formación técnica cinematográfica. Un cine altamente visual y sonoro, haciendo mella de la más vieja historia del cine asiático en la que destaca: Hierro 3 y El arco, entre otras. Por otro lado Park Chan Wook, un cine más influenciado por occidente pero siempre apelando a los instintos mas básicos de la moral social. La estética de la violencia, el morbo, cuestiones del arte asiático. Películas como Old Boy y Thirst. Esta última es la que vengo a recomendar por hoy. Es la historia de un sacerote que es sometido a una experimento medico que fracasa, convirtiéndolo en vampiro. El romance con la mujer  de un amigo lo lleva a un espiral de depravación, vorágine de lujuria e instintos animales. Es ahí que el personaje busca arrastrar su pizca de humanidad y valores mundanos tratando de revertir su decoro moral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario